Search

BLOG SALCAR VENEZUELA

APRENDE CÓMO CUIDAR Y MANTENER TU LICUADORA

La licuadora es un electrodoméstico indispensable en la cocina y en términos generales su cuidado y mantenimiento no reviste mayor complejidad. Por el contrario, es sencillo y basta con tomar algunas medidas básicas.

Al momento de adquirir la licuadora y desempacar, siempre es conveniente lavar la tapa, la jarra de medir, las cuchillas y el collar con agua tibia y jabonosa. Las tapas y cuchillas deben desarmarse antes de lavarlas, al igual que cuando hacemos su aseo profundo luego de varios usos o cuando hemos licuado alguna mezcla que tiende a pegarse en las piezas. 

Recuerda que, para desarmar el ensamblaje de las cuchillas, solo debes desenroscar el collar de la base y con mucha precaución sacar las cuchillas. Para sacar la jarra, ya sea de plástico o vidrio, hay que tener cuidado al desenroscar del collar para evitar partirla. 

También es recomendable siempre enjuagar bien todas las partes para eliminar el jabón y secarlas completamente. En el caso de la base, se puede limpiar con un paño húmedo, puede ser de microfibra o con una esponja muy suave para evitar rayaduras y retirar cualquier resto de polvo o alimentos (si ya has usado el artefacto). 

Es muy importante nunca sumergir la base de la licuadora, el cable o enchufe en agua u otro líquido. Se deben usar solo detergentes suaves y líquidos. No utilizar detergentes fuertes o limpiadores.

Aunque parezca obvio, en ocasiones no lo es, recuerda siempre colocar la tapa de la licuadora antes de comenzar a licuar cualquier ingrediente, mezcla o bebida. Los ingredientes extras pueden incorporarse mientras se licua, removiendo con cuidado la tapita medidora que está en la tapa plástica. 

Si los ingredientes se pegan al envase, lo conveniente es retirar la tapa y con una espátula de goma, empujar la mezcla hacia las cuchillas. Colocar nuevamente la tapa en el envase y seguir licuando. Hay que tener la precaución de no colocar ningún utensilio en el envase: cuchara, espátula, cuchillo, etc. mientras la licuadora esté funcionando. 

Por otro lado, para disminuir el desgaste del ensamblaje de las cuchillas, es fundamental colocar las porciones adecuadas de alimentos sólidos en la licuadora, 1/2 taza a la vez. Las frutas o vegetales crudos, o carnes cocidas, deberán ser cortadas en trozos, antes de licuarlas. Para asear, retira las mezclas espesas fácilmente por la base del envase después de haber sacado las cuchillas. 

No es conveniente guardar los alimentos en el envase. Cuando las recetas requieran diferentes velocidades para los distintos licuados de ingredientes, licúa una porción a la vez. 

Si vas a licuar hielo, lo ideal es que tengas una licuadora que posea esa función que permite triturarlo. De lo contrario, licúa el hielo solamente cuando haya líquido en el envase y si la licuadora cuenta con la potencia necesaria. 

Otro consejo es siempre levantar el envase de la base para prevenir que este se desenrosque del ensamblaje de las cuchillas. Sujeta el collar y el mango para prevenir que el contenido se derrame.

Las licuadoras requieren poco mantenimiento. Pero, en caso de algún problema de funcionamiento es ideal que sea vista por un técnico para su revisión y reparación. Para protegerse contra peligros eléctricos, no pongas la parte de abajo del motor del artefacto en agua u otro líquido. 

También, hay que recordar que este artefacto no debe ser usado por niños y se debe tener cuidado cuando se use cerca de ellos. Se recomienda desenchufar cuando no lo estés usando, antes de poner o sacar alguna parte y antes de limpiarlo. 

Evita el contacto con las piezas movibles o cuchillas, ya que pueden ocurrir accidentes. No operes este artefacto si tiene el cable o enchufe dañado, después de un mal funcionamiento o si se ha caído o dañado de alguna manera. Devuelve la licuadora a un lugar autorizado más cercano para su revisión, reparación o ajuste eléctrico o mecánico. 

También toma en cuenta que, el uso de aditamentos, incluyendo los frascos para almacenar, no recomendados por el fabricante puede causar lesiones a las personas. Tampoco debes usar la licuadora, enchufar o accionar con tus manos mojadas. 

Por otro lado, nunca excedas la capacidad indicada en el vaso de vidrio de la licuadora (1,25L) para no generar esfuerzo excesivo en el motor.

Por último, es importante que a la hora de comprar tu licuadora te cerciores de que cuentas con garantía y respaldo.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Más
artículos

Contáctanos
Scan the code